Como limpiar tus repisas de manera fácil

Las repisas suelen acumular mucha suciedad al estar expuestas a los distintos fenómenos atmosféricos; el polvo, la lluvia, la contaminación o los desagradables excrementos de animales. A continuación explicaremos como limpiar las repisas de una forma fácil.

Para un correcto mantenimiento de las repisas lo ideal es limpiarlas regularmente y si se trata de materiales porosos, como la piedra, te recomendamos utilizar un jabón natural. Cuando la repisa es de piedra, como el mármol, es muy probable que se ensucie fácilmente.

Esto pasa porque la cualidad porosa hace que la suciedad se adhiera a la repisa con mayor facilidad y es necesario un mantenimiento regular.

Hay que tener cuidado con los productos que se usen para la limpieza. Se recomienda utilizar jabones naturales o, si es posible, de pH neutro. Con el producto sin diluir, se humedece el cepillo, y se empieza a frotar bien la repisa, con un jabón para superficies delicadas y un cepillo, hasta que veamos cómo se va la suciedad.

Sin mantener mucho tiempo el producto aclararemos con una bayeta los restos de jabón. Lo ideal es realizar la limpieza cada dos o tres días para evitar que se acumule la suciedad ¡y no haya que frotar mucho!

Mientras más constante seas con la limpieza y cuidado de las repisas podrás invertir menos tiempo en ellas ya que para próximas ocasiones no estará tan sucio. Y si realizas esto con regularidad será muy sencillo mantener tus repisas impecables y así puedes asomarte a la ventana sin miedo a ensuciarte.

Tags: Limpieza, Repisas,